El 1 de marzo de 2016, la Corte Europea de los Derechos Humanos (la Corte) estudió en el caso Tabbane vs Suiza¸ por primera vez la compatibilidad entre una renuncia al recurso contra un laudo arbitral y el artículo 6(1) de la Convención Europea de los Derechos Humanos (la Convención) que garantiza los derechos de cada persona para el acceso a la justicia.

La Legislación Suiza en Derecho Internacional Privado permite a las partes extranjeras renunciar al derecho de anular un laudo arbitral dictado en Suiza. Existen otras legislaciones en el mismo sentido como la Ley Sueca del Arbitraje, el Código Judicial Belga y el Código de Procedimientos Civiles de Francia.

La resolución de la Corte confirma que tales disposiciones no son incompatibles con la Convención en la medida que las partes tengan la libertad de elegir el arbitraje en vez de los tribunales judiciales, y que la renuncia a anular el laudo por sí misma sea inequívoca.