OTRAS DISCIPLINAS

 

 

 

En términos de la Ley de Transición Energética (LTE), publicada en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el 24 de diciembre de 2015, con el objetivo de fomentar el crecimiento de Energías Limpias [aquellas fuentes de energía y procesos de generación de electricidad definidos como tales en la Ley de la Industria Eléctrica (LIE)], la Secretaría de Energía (SENER) establecerá obligaciones para adquirir Certificados de Energías Limpias (CELs), definidos como aquel título otorgado por la Comisión Reguladora de Energía (CRE) conforme a lo dispuesto en la LIE, con el objeto de mantener igualdad de competencia, estas obligaciones se aplicarán, a bienes consumidos en territorio nacional cuyo proceso de producción sea intensivo en energía.

Así, los CELs buscan promover una mayor generación eléctrica a partir de fuentes de energías limpias. En términos de la LIE se consideran energías limpias al viento, radiación solar, energía oceánica, geotermia, bioenergéticos, centrales hidroeléctricas, centrales de cogeneración, entre otras.

Los CELs tienen como objetivo alcanzar las metas de generación de energía eléctrica, a través de fuentes de energías limpias con el mínimo costo factible y con base en mecanismos de mercado; esto es, los CELs son un instrumento para promover nuevas inversiones en energías limpias que  permitan transformar en obligaciones individuales las metas nacionales de generación de energía limpia de electricidad, de forma eficaz y al menor costo para el país.

Para ello se crea un mercado para los CELs, en el cual, el Estado establece un porcentaje mínimo de generación de energía a partir de fuentes limpias cada año [en el primer trimestre de 2015 la Secretaría de Energía (SENER) establecerá dicho porcentaje para el 2018, año a partir del cual se otorgarán los CELs a los generadores que utilizan energías limpias. Los porcentajes para los años 2016 y 2017 serán 0], el cual debe ser cubierto por generadores o distribuidores. De este modo, si los generadores o distribuidores no lo cubren deben comprar el número de certificados que les permita cumplir con tal obligación. De no hacerlo, el productor o el distribuidor deberá pagar la multa que impondrá la autoridad, la cual representará el precio máximo de los certificados.

En este sentido, las plantas de energías limpias pueden obtener mayores recursos al vender dos bienes:

1. La electricidad que generan y venden a la red o a algún otro consumidor fuera de la red eléctrica, así como

2. Los certificados que representan los derechos ambientales y sus beneficios, materializados en bonos comerciales.

En este sentido, los CELs podrán ser objeto de compraventa en el Mercado Eléctrico, por las personas que así lo deseen, en transacciones bilaterales; siempre y cuando se cumplan los requisitos de monitoreo, reporte y verificación establecidos por la CRE  para validar la titularidad de los CELs, considerándose esto como un acto mercantil.

Así, los generadores, comercializadores y usuarios calificados podrán celebrar contratos de cobertura eléctrica para adquirir o realizar operaciones relativas a los CELs.

Ahora bien, la CRE creará y mantendrá un Registro Público de Certificados de Energías Limpias, el cual deberá tener el matriculado de cada certificado, así como la información correspondiente a su fecha de emisión e historial de propietarios.

El funcionamiento del registro deberá permitir a los particulares la realización de los actos jurídicos necesarios para su compra, venta, otorgamiento en garantía o cualquier otra operación que involucre real, virtual o jurídicamente el traslado de su propiedad.

El Registro se llevará mediante la asignación de folios electrónicos por solicitante en los que constarán los asientos relativos a la inscripción, suspensión, cancelación y demás actos de carácter registral, relativos a la solicitante y al producto, equipo y/o edificación objeto de la certificación.