OTRAS DISCIPLINAS

 

 

 

El día 20 de enero del 2016 la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación declaró como constitucional el tope de doce meses a los salarios caídos en aquellos juicios laborales que perduren más allá de un año.

La SCJN se pronunció con tres votos a favor y dos en contra respecto de la constitucionalidad del cambio hecho al artículo 48 de la Ley Federal del Trabajo con la reforma laboral del pasado 30 de noviembre del 2012. En la reforma a dicho artículo se establece el límite al pago de salarios caídos a un año, siempre sobre el supuesto de que el despido sea injustificado y que el trabajador soporte la duración del juicio hasta el final, una medida que para algunos busca soslayar la  obligación del Estado a garantizar juicios rápidos, incrementando la lentitud de los juicios y promoviendo el despido injustificado, sobre todo de trabajadores con mayor antigüedad o mejores salarios y también de aquéllos que ejerzan la representación y defensa laboral.

Sin embargo, bajo el fundamento de que la ley no transgrede el principio de progresividad que tutela el Artículo Primero Constitucional, ni es violatorio de derechos humanos, se resolvió la contradicción de criterios jurisprudenciales, estableciendo con ello medidas que disuadirán cualquier práctica encaminada a dilatar u obstaculizar la resolución de un juicio laboral.

La Segunda Sala estableció que la acción por despido injustificado continúa siendo tutelada en la ley laboral, a través de la reinstalación o la indemnización por el importe de tres meses, a elección del trabajador, así mismo se mantuvo la obligación de los patrones a pagar intereses sobre quince meses de salario, a razón de dos por ciento mensual, si el juicio se prolonga más de un año.

Dicha reforma no vulnera el principio de progresividad, en virtud de que no desconoce los derechos humanos de los trabajadores al respetarse el pago de salarios caídos, sin embargo como la misma sala lo sostiene, se pretende evitar dilaciones en los juicios laborales, con el fin de obtener un mayor lucro.