DERECHO CORPORATIVO

En México, la forma más común de asociarse o de constituir una nueva empresa es por los lazos de amistad o familiares. En nuestro país, no hay una cultura empresarial estratégica, ya que más del 50% de las empresas se constituyen por los lazos anteriormente señalados.

Las sociedades, deben estar basadas en la confianza y valores como la honestidad, el respeto y la responsabilidad sin dejar atrás la visión de negocios necesaria para enfrentar todos los retos empresariales que tendrán durante los primeros años de la constitución.

Crear riqueza, satisfacer un mercado, dar oportunidad al crecimiento de la gente y lograr una permanencia a largo plazo, son los retos que toda empresa tiene desde el momento de su constitución, y es con paciencia, esfuerzo, trabajo, lealtad y perseverancia que esto se alcanza.

Y es que en un esquema de empresa familiar se requiere de un gran compromiso por parte de todos, incluyendo tanto a los socios como a su personal, no se puede esperar recibir frutos sin que antes medie un sacrificio por parte de sus fundadores. Lamentablemente, el 98% de las empresas que se constituyen no pasan los dos años de su creación, ya sea porque se esperaban recibir ganancias en un corto periodo de tiempo sin pensar que esa empresa, ese nuevo ser, debe crecer y desarrollarse para dar las ganancias que en todo negocio se esperan, o porque sus socios de están desintegrando.

Es necesario para constituir una sociedad, no sólo un conocimiento personal y directo del mercado, sino también un análisis de los competidores, clientes y proveedores con la finalidad de determinar una planeación para lograr una permanencia y visión a futuro.

Por todo lo anterior, se debe tener una excelente asesoría jurídica a modo de prevenir los futuros problemas que se puedan presentar con los trabajadores, clientes, proveedores, Secretaría de Hacienda, el Instituto Mexicano del Seguro Social o incluso entre los mismos socios. Es de vital importancia proteger el patrimonio, entendiendo como éste todos los bienes tangibles o intangibles de la sociedad mediante documentos.

La documentación de cada paso que de la sociedad y que involucre los activos de la misma da garantía y seguridad a futuro. Es esta cultura de planeación de riesgos la que nos evita problemas, ya que nunca se sabe lo que pudiera pasar el día de mañana, por lo que se deben prever la mayor cantidad de situaciones posibles para no sufrir después un escenario de problemas judiciales derivados de un mal manejo de la empresa.

E-mail:Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.